Revista Emprender

Coronavirus: frente a los emprendedores y las pymes


La pandemia por la propagación del nuevo coronavirus trae consigo desafíos a todos los emprendedores y empresarios, en todos los niveles, desde la capacidad de respuesta de los sistemas de salud productores de insumos para el sector salud; tapabocas, batas, guantes entre otros, hasta el alcance de las estrategias para proteger a los más vulnerables y para mitigar los efectos en la economía. El gobierno de Colombia lanzo el programa: Línea Colombia Responde a los empresarios y emprendedores del país colocando la suma de 350.000 millones de pesos una suma bastante grande por medio de BANCOLDEX. Escuché en conferencia a su vicepresidente comercial Juan Diego Jaramillo, quien dice que el Banco Balcoldex es un ente de segundo piso y no maneja los recursos, por ello, están en el sistema financiero quienes los prestan a sus clientes.


Los gobiernos de América Latina y el Caribe (ALC) están tomando medidas cada vez más radicales para frenar el avance de la epidemia, cuyos resultados los veremos en las próximas semanas e incluso meses.


Así mismo, diversos grupos de ciudadanos pro-activos se organizan para aportar soluciones a las problemáticas más urgentes del contexto actual. Si bien es tiempo de incertidumbre y solidaridad, también lo es de ingenio y creatividad. Por ello, buscamos responder de forma innovadora a los desafíos que nos trae la pandemia transformando nuestras empresas y siendo productivos frente al problema actual.


Emprendedores los más afectados
Las Empresas tienen un papel clave en la provisión de productos y servicios esenciales para la población durante la crisis. Los principales impactos sobre las pymes tienen que ver con una reducción de la demanda (nacional e internacional) y por ende de sus ingresos, dificultad para acceder a insumos importados, reducción o falta de mano de obra, difícil acceso a financiamiento y procesos productivos que no están ajustados para ser operados de manera remota o automatizada. Estos impactos difieren según el sector. Por ejemplo, la disminución de la demanda es un problema central para el turismo y los restaurantes. Otros sectores, como el textil, metalmecánico y de la construcción pueden verse más afectados por el menor acceso a insumos importados o la falta de mano de obra.


La posibilidad de operar a través de tele trabajo es más accesible para algunas empresas de servicios (por ejemplo las de tecnología), mientras que para los sectores más tradicionales esto puede resultar sumamente difícil o imposible.


Nuestro país adopto una serie de disposiciones económicas que tienen que ver principalmente con el aplazamiento del pago de impuestos y créditos, el aumento de garantías para préstamos y el otorgamiento de créditos blandos y subvenciones a algunos sectores.


De la misma manera, el fomento y la regulación del tele trabajo, la flexibilizan laboral, las licencias y enviar a vacaciones anticipadas, son otras de las políticas que se empezaron a implementar y serán cada vez más frecuentes. Todas estas medidas económicas de primer orden apuntan a mejorar la situación financiera de las pymes y emprendimientos en el corto y mediano plazo, de manera que se pueda suavizar el impacto y reducir consecuencias negativas como la pérdida de empleos o la salida del mercado.


Pero también sabemos que existe un conjunto de emprendimientos y pymes innovadoras que pueden proveer soluciones y tecnologías para los desafíos del sector salud, sociales y productivos que seguiremos enfrentando en el corto, mediano y largo plazo. Así, como estas hay muchísimas soluciones (no sólo para el diagnóstico) que están más o menos listas para ser implementadas, y que podrían beneficiarse de diferentes esquemas de asignación de recursos. ¿Cómo hacer que se vuelvan realidad lo más rápido posible? A nivel mundial están surgiendo convocatorias de investigación, tecnología e innovación.


Esta situación del encierro en busca de evitar el contagio de la pandemia ha hecho que nos dediquemos a la reflexión y pensar lo que podemos hacer a los nuevos retos que vienen. Identificar las necesidades y los cuellos de botella y pensar en que vendrán tiempos mejores con la ayuda de Dios, lo importante es mantenernos vivos no hay nada más importante que la vida y hay que apreciarla y bendecirla, asegurarnos de la alimentación sana y una rutina sana desde casa, esperando que pase y la curva llegue a lo más alto y tener los cuidados y recomendaciones de los entes de salud quienes quieren lo mejor para todos.


Fuente Eduardo Rodriguez Rozo.